Las escuelas de padres son parte de la vida escolar de un centro y, por tanto, parte de la vida de estudiantes, profesores y familias.

A día de hoy, las escuelas de padres nos resultan esenciales. Todos sabemos ser padres en nuestros hogares, actuamos conforme a los modelos paternales observados desde niños y establecemos ciertas normas, consecuencias y dinámicas relacionales.

Sin embargo, vivimos en una sociedad apresurada y cambiante en la que el uso de las nuevas tecnologías, redes sociales y la exigencia del trabajo ocupan gran parte de nuestro tiempo, haciéndonos olvidar aquello de “desconectar para conectar”. Necesitamos volver a contactar con las emociones, con el juego, la naturaleza y lo analógico para acercarnos a nuestros hijos.

Las escuelas de padres son un espacio de aprendizaje y reflexión que permiten a las familias tomar conciencia de sus modelos familiares y formas de actuar, así como de las necesidades que van surgiendo en las diferentes etapas. Las escuelas de padres pretenden actuar como una red de apoyo que permitan a las familias seguir creciendo, generando nuevas estrategias y habilidades educativas.

Desde el CSM, deseamos ofrecer este espacio de aprendizaje a nuestras familias que les permita enfrentarse al reto de educar a sus hijos con mayor conciencia y seguridad. Les invitamos a participar durante este próximo curso en las escuelas de padres que con tanto interés y cariño preparamos para ustedes.